Kacie Tomita¿Has tenido alguna vez la sensación de no estar sola, de que alguien muy compasivo está contigo, sosteniéndote?

 

¿Has oído alguna vez una voz o claro mensaje que te daba una instrucción y que claramente no eras tú?

 

¿Has tenido sincronicidades que no podían ser pura casualidad de lo coordinadas e intencionales que eran?

 

Pues es cierto, no estás sola y todo esto son mensajes de tus guías. Aunque siempre había querido creer en esto, no ha sido hasta los últimos años que he tenido que admitirme a mí misma que, definitivamente, hay algo o alguien más, más allá de la Vida (llamo Vida a quien muchos nombran Dios, Universo, Gaia, etc.).

 

Tus guías pueden ser antepasados tuyos con quien tuvieras una conexión especial, personas fallecidas que conocieras, maestros que admires (los conocieras o no en vida), tu yo superior o seres tangibles o abstractos que no tengan nada que ver contigo. Hay gente que lo llama ángeles ¡Puede incluso ser una mascota de tu infancia!

 

Tus guías te protegen, te ayudan, te aconsejan y eso, te guían hacia tu propia realización y propósito de vida.

 

Recientemente estoy haciendo un trabajo más intenso para conectar de una forma más consistente y menos accidental con mis guías. Busco una comunicación más fluida, así que dichos ejercicios están enfocados en desarrollar mi intuición para estar más abierta y captar mejor sus  mensajes.

 

Escritura automática

Esta técnica está siendo la más sorprendente de todas y con la que parezco sintonizar mejor. Consiste en escribir las respuestas que te llegen a las preguntas que hayas escrito. Debes hacerlo de una forma poco mental, dejando a un lado tu parte racional e intentando no controlar. El resultado es sorprendente, llegando a escribir cosas que definitivamente no vienen de mí.

 

Meditaciones

Esta fue la primera técnica con la que visualicé los primeros guías. Hay varias maneras de plantearlo, pero la que me gusta más es dejando ver qué viene a mi mente una vez he planteado una pregunta. Se trata de llegar a ese estado como cuando te estás durmiendo pero aún no lo estás del todo y tienes pensamientos o ves cosas “raras”. Lo mismo ocurre cuando te despiertas, que hay un par de minutos en los que estás medio dormido medio despierto. Ese estado es mágico puesto que tu inconsciente aún está demasiado adormecido como para someter a tu inconsciente y es un momento donde puedes recibir muchas respuestas.

 

Sueños

Los sueños son un clásico. En ellos puedes tener grandes muchas respuestas de tus guías o con tu yo superior y recibir mucha información. Presta atención a lo que sueñas y anótalo enseguida en un libreta para no olvidarlo. Con el tiempo, irás viendo el simbolismo de tus sueños y el mensaje de tus guías.

 

Conversaciones

Háblales, sin más. Cuéntales lo que te sientas, lo que te ocurre, lo que quieres y pídeles ayuda. Y una vez lo pidas, debes soltar con la certeza absoluta de que él/ellos se están encargando del tema. Cuando entablas conversaciones con él/ellos y sueltas tu parte racional, oirás sus respuestas de una forma muy tímida. Si te cuesta, puedes decir en alto sus respuestas. Es una técnica muy parecida a la de escritura automática, así que si la conversación te cuesta, prueba con la escritura.

 

Lo más importante para poder escuchar las respuestas de tus guías es bajar de tu cabeza, tener el corazón abierto y escuchar desde él. Porque tus guías no están en el plano intelectual, sino en el de la intuición.
Y si ves que te cuesta, no decaigas, persiste. Cuantos más practicas, más directa y alta es la comunicación. A veces la respuesta puede venir dada unos días más tarde. Lo importante es estar abierto a sus señales.

 

 

 

¿Quieres más?

Apúntate para recibir más consejos, predicciones energéticas y recursos para conectar con tu intuición y vivir con sincronía y fluidez: